El Romanticismo, el arte de la Libertad.

9.1.15

Por Elizabeth Arocena


«El romanticismo no se halla ni en la elección de los temas ni en su verdad exacta, sino en el modo de sentir. Para mí, el romanticismo es la expresión más reciente y actual de la belleza. Y quien dice romanticismo dice arte moderno, es decir, intimidad, espiritualidad, color y tendencia al infinito, expresados por todos los medios de los que disponen las artes.»

Charles Baudelaire.

Dedham Mill, Essex, John Constable, 1820.

Cuando hablamos de Romanticismo se nos vienen a la mente ideas que distan mucho de lo que es realmente. El Romanticismo no son solo imágenes bucólicas de época, que expresan escenas cotidianas cargadas de amor (más de acuerdo con el Rococó),  sino representaciones de ideas contemplativas del mundo que nos rodea, en ocasiones paisajes desolados y desprovistos de vida, de gran intensidad natural y búsqueda constante de libertad. Debido a esto, podríamos inferir que es una manera de sentir y concebir a la naturaleza, la vida y al hombre mismo.
El caminante sobre un mar de niebla, Friedrich, 1818.
Es así que el Romanticismo resulta en una reacción contra el espíritu racional y crítico de la Ilustración y el Clasicismo. Es propio de este movimiento un gran aprecio de lo personal, un subjetivismo e individualismo absoluto, frente a la universalidad y sociabilidad de la Ilustración en el siglo XVIII; destacó los aspectos que el movimiento ilustrado pasó por alto: los sentimientos, la imaginación, la fe, la pasión; privilegió la singularidad, el carácter único, diferente e irrepetible de cada hombre. La creatividad, la innovación, lo irracional, lo misterioso, lo velado, fueron llevados a primer plano frente al orden, la armonía, lo racional o lo conocido. El movimiento romántico se interesó por el hombre concreto en la totalidad de sus dimensiones. De modo tal que los héroes románticos resultan ser, frecuentemente, prototipos de rebeldía (como Don Juan y Prometeo), mientras que los autores románticos quebrantan cualquier normativa o tradición cultural que ahogue su libertad.

La pintura comienza a desarrollarse en oposición al Neoclasicismo (1760 - 1800). Donde éste propone una belleza ideal, el racionalismo, la virtud, la línea, el culto a la Antigüedad clásica y al Mediterráneo, el Romanticismo se opone y promueve el corazón, la pasión, lo irracional, lo imaginario, el desorden, la exaltación, el color, la pincelada y el culto a la Edad Media y a las mitologías de la Europa del Norte.
Retrato de Josefina, Pierre-Paul Prud'hon, 1805.
Centró su atención en el paisaje y la naturaleza, así como la figura humana y la supremacía del orden natural por encima de la voluntad de la Humanidad. Este pensamiento llevó a los artistas románticos a representar lo sublime, iglesias en ruinas, naufragios, masacres y locura.
Uno de los mayores representantes  de este período histórico fue Eugéne Delacroix, con su Libertad guiando al pueblo, quien comprende que nuevas formas revolucionarias están madurando en la sociedad, expresándose en la lucha de clases. Para él, la libertad es la independencia nacional. En su obra palpita el entusiasmo por las manifestaciones de libertad e independencia que se estaban produciendo en su tiempo (la independencia de Grecia, el constitucionalismo español, o las revoluciones francesas de 1830 y 1848). Por eso se le ha tenido por el gran cantor de la época. Aunque él mismo no quería que se le clasificase como pintor romántico y mucho menos como el maestro de la escuela romántica francesa, encarnaba perfectamente el espíritu del Romanticismo en su propia actitud vital e imprimió a su obra todas las características de las nuevas corrientes estéticas.
Lluvia, vapor y velocidad, William Turner, 1844.
Las características artísticas propias de la época son el uso de diferentes técnicas, como el óleo, acuarelas, grabados y litografías. La textura comienza a ser valorada en sí misma y aparecen las superficies rugosas junto con las formas más sutiles. La pincelada es libre, viva y llena de expresividad, desapareciendo la línea frente al color. Se recupera la potencia sugestiva del color, liberándose las formas y los límites excesivamente definidos. Es el agente emocional de primer orden. La luz es importantísima y se cuidan sus gradaciones dando un carácter efectista y teatral. Las composiciones tienden a ser dinámicas, marcadas por las líneas curvas y los gestos dramáticos.

Como cada grupo cultural, y cada artista que se precie de tal a lo largo de los años, los románticos tenían sus propios lugares elegidos para poder expresar sus nuevas ideas y creaciones, discutir sobre política, o tomarse una copa entre camaradas. Fuera de las redacciones de las revistas románticas, existían determinadas tertulias, como por ejemplo El Parnasillo en Madrid, o, en París, El Arsenal. Aquí se reunían, entre otros, Alfred de Musset, Alfred de Vigny, Boulanger, Deschamps, Emile y Antoine Sainte-Beuve.

Este movimiento no solo es arte, ES revolución, la fundición de ideas que comenzaron a gestarse gracias a los cambios en el contexto en el que se gestó: la Revolución francesa, las guerras napoleónicas que azotaban Europa y la crisis interna de los sistemas de Antiguo Régimen, que provocaron la pérdida de la fe en la Razón. Como reacción, apareció una nueva sensibilidad que se caracterizó por conceder un valor primordial al sentimiento, la exaltación de las pasiones, la intuición, la libertad imaginativa y al individuo.
La Libertad guiando al pueblo, Delacroix, 1830.
El Romanticismo se opuso al carácter encorsetado de la pintura académica, rompiendo con las reglas de composición. Su temática buscaba la evasión, los lugares lejanos y las épocas pasadas.

3 comentarios:

  1. Me gusto mucho la entrada. Te agradezco también por este medio la participación. Los románticos, en los últimos meses rondaban por mi mente, y tu explicación sobre ellos es hermosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Elizabeth Swan09 enero, 2015 19:37

      Me alegro que te haya gustado. Me encanto la idea, no tenes por qué agradecerme, la verdad que quedo re lindo armado en el blog :)

      Eliminar
  2. Muy bueno. Me gusto, éxitos chicas.

    ResponderEliminar